Friday, October 7, 2011

Remarks by Colon & Ramirez on H.R.3020


Doctora:
Con mucho respeto, creo que usted y Jeffrey Farrow se equivocan.
Las zonas empresariales, o ponerle un requerimiento de empleo a la Sección 933-A, son igual de malas que los incentivos contributivos por los que abogan los populares.

El problema principal es que los empleos nunca son el objetivo. Los empleos son la consecuencia.

Nadie monta un negocio ni hace una inversión con el objetivo de crear empleos. Los empleos se crean como consecuencia de que se creen los negocios y se lleven a cabo las inversiones.

El problema de los populares es que han diseñado una estrategia económica para darle todo lo mejor a los de afuera de Puerto Rico mientras al inversionista local lo estrangulan. Mi columna de hoy en El Vocero aborda el tema.

Yo no puedo estar de acuerdo ni con los "empowerment zones" ni con dar incentivos a cambio de empleos. Estar de acuerdo con eso es estar de acuerdo con la filosofía bajo la cual opera el PPD.

El problema no es la forma de dar los incentivos. El problema es asegurarse de que en Puerto Rico exista el clima de negocios adecuado, tanto para el local como para el de afuera, para que los negocios florezcan.

El movimiento estadista vive preocupado de que tenemos que predicar las bondades de la estadidad. Yo creo que eso es un error estratégico. Además, creo que al hacerlo, muchas veces sin darse cuenta, los que tratan de hacer eso le dan validez al fundamento filosófico de nuestra oposición.

La literatura científica que ha estudiado los procesos de cambio ha demostrado que las personas no cambian para buscar algo mejor. Las personas cambian para salir de algo malo.

Por esa razón, a nivel personal, yo he concentrado mi lucha a favor de la estadidad demostrando lo malo que ha sido el estatus actual para nuestra economía y calidad de vida. Además, demuestro que nuestro progreso, cuando lo hubo, no tuvo nada que ver con el estatus.

Ponernos a argumentar que mi estatus es mejor que el otro para la economía es discutir el estatus como herramienta utilitaria. Ésa es la discusión que quieren los populares. Por el contrario, yo derroto su premisa económica y paso a discutir el estatus como lo que es, un asunto de derechos civiles.

Saludos,
Carlos A. Colón De Armas



Querido Carlos:

Me parece importante, educativo, y constructivo este debate cibernético entre amigos y estadistas....

Con mucho cariño, creo que tienes una perspectiva de empresario que se puede incorporar a tus argumentos a favor de la Estadidad. Para el sector empresarial la incertidumbre es dañina a sus negocios. La incertidumbre en PR está causada por el continuo debate del estatus. Este debate se acaba con la estadidad.

Además, el rol gigantesco del gobierno en la colonia produce un efecto negativo en el sector empresarial, que se manifiesta en la permisología y la corrupción que surge al tratar de ganar acceso a políticos para obtener contratos de gobierno.

Bajo la estadidad podemos construir las condiciones económicas, institucionales y sociales para que los empresarios locales no dependan principalmente del gobierno, y se puedan generar los empleos que hacen falta en el sector privado.

Estos gimmicks contributivos donde Puerto Rico esta actualmente definido como un país extranjero...son un obstáculo gigante a la estadidad, pues mientras les convenga a las poderosas Corporaciones, emplearan sus inmensurables recursos para evitar que el Congreso actúe sobre cualquier status que no les convenga.

El proyecto HR3o2o no cambia eso. Por eso Fortuño dijo, "esto no le va a gustar a los estadistas".... y por eso presento el proyecto de plebiscito.... para contentarnos. 
No se imagino que muchos no entenderian  la estocada.

Ese monstruo corporativo se reveló ante mis ojos cuando luchábamos por el proyecto Young. Vi el operativo llevado a cabo por personajes trajeados, miradas severas, con aires de arrogancia y superioridad de mucho $$$$$$, que pululaban 
por las oficinas Congresionales, cabildeando contra el proyecto Young . 



Un Puertorriqueño, pago por los grandes  intereses,  fue el arquitecto de esa estrategia y de ese operativo.

Se te aprecia,
MJ