Wednesday, February 16, 2011

¡Emplazo al liderato “estadista” de Puerto Rico!

¡Emplazo al liderato “estadista” de Puerto Rico a que dejen de estar usando el poder que les adjudicamos en las urnas para lograr la estadidad, para defender a corporaciones que nos consideran extranjeros, y que metan  “MANOS A LA OBRA”!

¡OIGAN señores representativos de las CFC’s! Les reiteramos la oferta que les he estado haciendo hace años y que no pueden rechazar. O dejan de meter las manos en nuestros procesos políticos y nuestra libre determinación sosteniendo abiertamente el status quo, o seguiremos resaltando sus abusos contributivos ante el contribuyente americano y el gobierno de EU. “By the way”,  parece que estamos teniendo algún éxito.

Estamos en el umbral del momento por el que hemos estado trabajando y esperando por muchos años. Las Corporaciones multinacionales finalmente están atrapadas como una de las causas de la crisis económica de los EU.  Hasta Pat Buchanan, político conservador republicano las tiene en la mirilla. 

Ahora es el momento para que las CFC’s se sienten a negociar una propuesta que creo va ser su única salvación. Fue lo que hizo Muñoz en los ‘50 para establecer el status quo a través de “Manos a la Obra”. Muñoz negocio la libre determinación de Puerto Rico y nos situó en un status de limbo político que permitió que por años se utilizara a PR como un “tax shelter” corporativo para beneficio de las multinacionales. Esto ha sido un fracaso para  equiparar la economía de PR a nivel de los estados de la unión.

Esto se pudo probar con los estudios hechos por el Lic. Costas Elena, y que se corroboraron por estudios hechos en el Congreso y el Ejecutivo que lograron eliminar la Sección 936 en los 90. Las corporaciones exentas, ni lograron los empleos que ofrecieron, ni levantaron la economía de PR, y le quitaban al contribuyente americano alrededor de 2.5 billones de dólares al año, libre de contribuciones. Recibían hasta $300,000 dólares al año de beneficios contributivos por un empleado de $12,000 anuales.

Al eliminarse la Sección 936, como el camaleón, las corporaciones se organizaron bajo un código contributivo que nos define como país extranjero. En las CFC, la F es de “foráneas”. ¡Para los efectos del IRS, Puerto Rico es un país extranjero!

En Puerto Rico, las CFC’s siempre han gozado de exenciones contributiva generosas, protegidas agresivamente por los políticos de turno a quienes escogen y ayudan con contribuciones a sus campañas políticas. Incluyendo a “estadistas electos” que utilizan sus posiciones ganadas ondeando la bandera de la estadidad,  para proteger a empresas que no aportan al fisco de PR, ni al desempleo y que abiertamente respaldan el status quo.

Ahora es el momento de sentarnos en la mesa de negociación con estas empresas. La propuesta es que utilicen todos sus recursos y esfuerzos a ayudar al pueblo de Puerto Rico al logro de la libre determinación.

¡Deben ayudarnos a negociar con el gobierno de EU, un acta de admisión para Puerto Rico, y en la negociación, solicitaremos un beneficio contributivo especial para estas empresas, por x número de años, que cubra el periodo de transición económico de Puerto Rico, en lo que nos equiparamos a la de los demás estados de la Unión!

Cuando el dinero y la fuerza de cabildeo de estas CFC's, que se han utilizado para mantener el status quo y controlar nuestros procesos políticos, se usen para lograr la estadidad,  Puerto Rico será el Estado 51 de la Nación. 
16 Febrero 2011
En alerta industriales por movida de Obama
Temen que aseste golpe de gracia a las CFC
 
A Riefkohl le pareció “curioso” que Pierluisi no adoptara la misma posición sobre las CFC en Puerto Rico y EE.UU. (Archivo / Xavier J. Araújo)
Por José A. Delgado /Jdelgado@elnuevodia.com
WASHINGTON - A la Asociación de Industriales de Puerto Rico le preocupa que la Casa Blanca busque asestarle otro golpe al esquema de las Corporaciones de Control Foráneo (CFC), que tienen un papel importante en la economía de la Isla.
“Mientras más se trastoque su sistema más las debilitan”, dijo ayer el vicepresidente ejecutivo de la Asociación de Industriales, William Riefkohl, tras conocer la insistencia del presidente Barack Obama en quitarles beneficios contributivos a las empresas estadounidenses con subsidiarias en Puerto Rico y otros países que operan como corporaciones foráneas.
En Puerto Rico, a las CFC se les atribuye generar la mayor parte de los 90,000 puestos de trabajo que tienen en la Isla las corporaciones manufactureras.
En su proyecto de presupuesto para el año fiscal federal 2011-2012, Obama sugirió eliminar beneficios que tienen las CFC para deducir préstamos que realizan de sus ingresos y los costos de intangibles como las patentes. También propuso, entre otras cosas, obligar a consolidar las deducciones de subsidiarias de una misma compañía. El plan persigue recaudar $129,000 millones durante la próxima década.
Las CFC en Puerto Rico pueden depender más de las deducciones por intangibles, según Riefkhol, aún sin hacer un análisis final sobre las propuestas incluidas en el presupuesto de Obama.
“El régimen (de las CFC) se creó para contrarrestar los defectos del sistema tributario norteamericano, que no es territorial como sucede en otras partes del mundo en que sólo se tributa por los ingresos que se generan en su propio territorio”, indicó Riefkhol.
Al conocer que Obama insistirá en quitarles beneficios a las CFC, el comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, afirmó que se opondrá que se les “cambien las reglas de juego” a esas empresas.
Pierluisi recordó que en la pasada sesión legislativa el Senado bloqueó medidas de la Casa Blanca destinadas a quitarle beneficios a las CFC. Y en esta sesión los republicanos, que fueron los principales opositores a esos cambios, controlan el pleno de la Cámara baja federal.
Riefkohl, por su parte, sostuvo que le da la bienvenida a la posición de Pierluisi a favor de las CFC. Pero le pareció “curioso” que esa misma filosofía en contra de cambios en las reglas tributarias que aplican a las empresas foráneas no se haya tomado en cuenta antes de que el gobierno de Luis Fortuño aprobara en octubre pasado un nuevo impuesto de 4% en las ventas de las empresas foráneas que hacen negocios en Puerto Rico.
Entró en vigor el impuesto
Ayer, sin que se conozca si el Servicio de Rentas Internas federal (IRS) permitirá tomar un crédito por el pago de ese nuevo impuesto, comenzó el período para las CFC rendir ante el Departamento de Hacienda sus contribuciones de enero.
La Asociación de Industriales teme que la opinión consultiva que le pidió el gobierno de Fortuño nunca llegue, pues cada empresa tiene su propia estructura contributiva.
“No va a ser lo mismo el caso de una farmacéutica que el de una empresa de refrescos”, afirmó Riefkohl.