Friday, January 25, 2013

PRUEBA CONTUNDENTE !

O sea que Luis Fortuño ya tenia asegurado su trabajito con los Bufetes de las CFC's en Washington? Y ahora también lo van a poner a trabajar en Washington y hablar por TV a nombre de Puerto Rico? Que interesante!

Este articulo de Jose Delgado nombra los bufetes contratados por el gobierno PNP, que ademas fueron asesores del Gobierno PNP,  que son los mismos que representan a las CFC's (Corporaciones Foraneas), que son incompatibles con la Estadidad para Puerto Rico. 
(Ahora hay otros con el mismo fin pero con el PPD)

Este es el poder detrás de los gobiernos de Puerto Rico. Por eso tampoco hay oportunidad para ningún líder de pueblo llegar a gobernar a PR, si no se entrega totalmente a ese poder. Por eso sacaron a Rossello y a Santini de carrera. Pierluisi se salvo porque trabaja para ellos. MJ

LA BICI DE FORTUNO

Texto que aparece al pasar el mouse sobre la imagen
Noticias

Desde Washington

Jose Delgado
25 de enero 2013










Todavía en La Fortaleza, antes de terminar su mandato como Gobernador, Luis Fortuño barajaba ofertas de trabajo. Una era con el prestigioso bufete de Steptoe & Johnson. El otro bufete que aspiraba a tenerlo entre sus socios no se ha divulgado públicamente, pero se conoce que tuvo contratos con el gobierno de Pedro Rosselló. También ya había recibido acercamientos de una cadena estadounidense (¿Fox?) para ser comentarista de televisión .

La directora de la Oficina de Etica Gubernamental (OEG), Zulma Rosario, – a petición de Fortuño, quien la nombró al empezar el pasado cuatrienio - las evaluó todas, incluida la que finalmente el ahora ex Gobernador aceptó: sumarse al grupo de socios del bufete de abogados Steptoe & Johnson.

La firma de Steptoe tuvo contratos con los departamentos de Justicia, Recursos Naturales, la Compañía de Fomento Industrial (PRIDCO) y el Banco Gubernamental de Fomento (BGF), que pudieron ascender a casi $23 millones, si las enmiendas hechas añadían desembolsos independientes a los contratos ya existentes, de acuerdo al registro de la Oficina del Contralor. La abrumadora mayoría de los contratos fueron con el BGF, que de acuerdo a la Oficina del Contralor rondaron los $20 millones durante el pasado cuatrienio. (Ayer, el BGF no precisó el monto pagado).

Pero, Steptoe se dio a conocer el pasado cuatrienio en la Isla por la asesoría que le dio al gobierno de Fortuño en torno a los esfuerzos – exitosos – para que el Servicio de Rentas Internas de Estados Unidos (IRS) le acreditara a las corporaciones que hacen negocios como empresas foráneas el impuesto sobre las ventas que el Departamento de Hacienda de Puerto Rico le impuso en 2010 para evitar una mayor crisis fiscal en la Isla.

Philip West, otro socio de Steptoe que ahora trabaja con el Gobernador en la oficina de la empresa en Washington D.C., fue llevado a la reunión de emergencia que el gobierno de Fortuño organizó en octubre de 2010 al otro día en que sorprendió a los industriales con el impuesto a las foráneas.

Al darle el visto bueno a que Fortuño aceptara la oferta de trabajo de Steptoe, la directora de la Oficina de Etica Gubernamental determinó el 17 de diciembre de 2012 que el entonces Gobernador – con autoridad sobre todos los jefes de agencia -, “no intervino de manera alguna” con los contratos de Steptoe .

A muchos le sorprendió la decisión de Rosario, pues la ley le impone ciertas restricciones a ex servidores públicos de un menor nivel jerárquico que el Gobernador, que en ocasiones tienen que esperar uno o dos años para poder acercarse a una empresa con la que tuvo relaciones oficiales. Por tratarse de un gobierno que perdió las elecciones, el debate seguramente no tomará gran vuelo.

Pero, la fecha de la carta de Rosario a Fortuño confirma lo que se rumoreaba cuando se vio al ex Gobernador de vacaciones a finales de noviembre pasado por Washington D.C.: estaba negociando su próximo trabajo. Uno hubiese esperado que la negociación con una empresa bajo contrato del Gobierno se diera después de que terminara su mandato.

Por quedarse como delegado de Puerto Rico ante el Comité Nacional Republicano – y más aún si lo fichan como comentarista de televisión-, el ex Gobernador seguirá activo en la opinión pública.

Pero, claramente tenía prisa en dejar la guagua en San Juan y traerse su bicicleta a la capital 
federal.