Saturday, April 4, 2015

METAMORFOSIS DE UN INDEPENDENTISTA PUERTORRIQUEÑO

Metamorfosis de un independentista puertorriqueño convertido al republicanismo libertario estadounidense

Abril 4, 2015
por Hector Rosario
Profesor Universitario
Veterano

Para los que conocen mi manera independiente de pensar, lo que revelaré no les sorprenderá. No obstante, habrá algunos que se preguntarán, “¿cómo es posible que un cuadro del independentismo puertorriqueño que supo sacrificar su trabajo, su vida y su familia en diversas ocasiones, de repente establezca alianzas ideológicas y profesionales con el sector republicano estadounidense?” Otros dirán, “Siempre supe que Héctor era agente del FBI o de la CIA” o cosas similares. Pero también hay al menos dos estrategas independentistas y socialistas para los que éste es simplemente el próximo paso lógico en mi vida de pensador.

Nunca cuadré bien con la mentalidad de víctima del independentismo y la izquierda puertorriqueña. En ese discurso, con frecuencia el “culpable” de los males que pasamos es el imperio, los yanquis, el colonialismo, el capitalismo, el consumismo, la violencia del Estado, los pitiyanquis, los administradores de la colonia, los ricos, las multinacionales, el machismo, ente tantas otras cosas. Como señalé en la tarima del Cerro Maravilla en julio 25 de 2005 como representante de la juventud, los independentistas parecen incapaces de aceptar responsabilidad colectiva e individual de la situación. Siempre es más fácil culpar a otro de los que nos pasa.

Sí, ese discurso en Cerro Maravilla fue crucial en mi metamorfosis. El rechazo amplio de la audiencia a mis palabras, con la excepción del gran Toñito—quien vino a abrazarme y a decir que “Puerto Rico necesita líderes como tú” —me marcó. Ver cómo los estudiantes de la FUPI, UJS y el FUDE, que tanto sacrificamos juntos en el campamento contra el ROTC en el RUM, me dieron la espalda y “sacaron el cuerpo” me hizo poner las cosas en perspectiva. Desde ese momento me alejé del independentismo puertorriqueño y a mis amigos les decía que mi vida política había muerto ese día.

Luego, en el 2011, una situación personal me puso en contacto con el CIC. Una cosa llevó a la otra hasta llegar al FBI. Entonces decidí tomar el examen de agente especial del FBI, el cual pasé. Luego de varias entrevistas y de determinar que mi estatus de veterano no cualificaba para una exención por edad, mi solicitud tuvo que archivarse ya que había cumplido 38 años (la edad máxima es 37, de acuerdo a una ley del Congreso). Del FBI pasé a considerar pedir admisión a la escuela de candidatos oficiales del Navy, pero un error clerical me llevó a retirar la solicitud. Este paso me llevó a pasar por MEPS por segunda vez en 2012, la primera siendo antes de ingresar a la Academia de la Fuerza Aérea en 1992.

Desde el 2012 simpatizo con las ideas libertarias y la política no-intervencionista propuesta por Ron Paul. Entiendo que tal política, ejecutada de manera honesta y firme, es la mejor alternativa para la seguridad de la región y minimizar los problemas de la radicalización del Islam. Eso nos compete a todos.

Actualmente me encuentro en el proceso de involucrarme como consultor educativo y científico en la campaña de un candidato a las primarias presidenciales por el Partido Republicano. Me gratifica contar con el respaldo y la asesoría de doña Miriam Ramírez de Ferrer, con quien he estado en comunicación reciente. Como dice el refrán, “pájaros de un mismo plumaje vuelan juntos”. Espero volar con la bandada de doña Miriam en esta primavera de mi metamorfosis.