Friday, August 12, 2011

Héctor ONeill asegura que él decide quién manda en el PNP


EL NUEVO DIA
El veterano alcalde novoprogresista afirmó que desde su sitial en la cúpula del partido decide quién está en el poder
O'Neill no quiso dar más detalles sobre su supuesto control en las decisiones del partido de la Palma. (foto archivo)
Por Alba Y. Muñiz Gracia / amuniz@elnuevodia.com
El alcalde de Guaynabo, Héctor O'Neill, dejó claro el sitial que ocupa en la cúpula del Partido Nuevo Progresista (PNP), desde donde, según reveló, decide quién "está en el poder".
La reveladora respuesta surgió cuando este diario, al finalizar una entrevista sobre otro tema, le preguntó si considera aspirar a la gobernación, un puesto para el que siempre se le ha mencionado.
En respuesta, el alcalde sonrió, habló de su compromiso con el pueblo de Guaynabo, de lo satisfecho que está con la labor que ha realizado en ese municipio y de los planes que tiene para la ciudad.
Acto seguido, expresó que "yo lo que quiero es estar cerca del poder".
"Si yo decido quién está en el poder, ¿para qué quiero estar en el poder?", agregó el veterano alcalde novoprogresista.
Al solicitarle que abundara sobre sus expresiones, el ejecutivo municipal volvió a sonreír y habló de otro tema.
Pero, al examinar la historia del PNP en las últimas dos décadas, es evidente la influencia del poderoso alcalde de Guaynabo.
O'Neill fue clave en pugnas que, curiosamente, involucraban al exgobernador Pedro Rosselló.
En el 1999, mientras presidía la Federación de Alcaldes, el organismo que agrupa a los alcaldes afiliados al PNP, O'Neill apoyó la aspiración del secretario de Transportación y Obras Públicas, Carlos I. Pesquera, para la gobernación, en lugar de respaldar al entonces gobernador Rosselló.
Seis años después, en el 2005, fue una de las voces más firmes en contra de la intención del entonces senador por el distrito de Arecibo, Pedro Rosselló, de desbancar a Kenneth McClintock de la presidencia de la Cámara alta.
O'Neill también fue uno de los pilares detrás de la candidatura de Luis Fortuño a la gobernación, puesto que ganó en 2008 tras prevalecer en unas primarias contra el exgobernador Rosselló.