Thursday, July 11, 2013

Desestiman demanda contra UBS

Los empleados y retirados terminan pagando caro por las pillerias y fallas de administracion, mientras que los pillos y buscones siguen por la libre dandose buena vida....mj

Los demandantes alegaban que UBS falló en su deber fiduciario.
11 de julio de 2013 - 
por Beatríz de la Torre, 
En el equivalente judicial de una guerra de limazos, la jueza federal Aida Delgado le acaba de otorgar una sorpresiva victoria a la casa de corretaje UBS al desestimar nuevamente el pleito radicado por la Unión de Empleados de Muelles (Udem), que alegaba que los ejecutivos y directivos boricuas del megabanco suizo habían abandonado su deber fiduciario a cambio de ganar multimillonarias comisiones en las controvertibles emisiones de bonos del Sistema de Retiro de Empleados Públicos.

La desestimación vino después que el Tribunal de Apelaciones de Boston le devolvió a la jueza Delgado –a principios de este año– el caso de Udem contra UBS, esparciendo regaños a lo largo de su decisión de que San Juan volviera a ver el caso en sus méritos. Luego de desmenuzar los alegados conflictos de intereses que permeaban las transacciones de UBS con Retiro, el panel del Apelativo decidió que Delgado no llegó “a conclusiones razonables y de sentido común” en su fallo original a favor de los banqueros. Contrario a Boston, Delgado no había encontrado problemas fiduciarios ni conflictos de intereses o mala fe por parte de los directores de la principal firma de corretaje de Puerto Rico.

Esta semana Delgado volvió a desestimar la demanda de Udem al decidir que dicho sindicato había perdido su capacidad para demandar cuando vendió sus acciones en los fondos –que son el foco de controversia en la crisis de Retiro– sin que sus abogados estuvieran al tanto de la transacción, pero dejó la puerta abierta para que los demandantes puedan radicar un nuevo pleito. La decisión también deja disponible la opción de regresar a Boston con una nueva apelación. Mientras tanto, UBS aguarda la decisión de si el Tribunal Supremo de Estados Unidos verá su propia apelación de la decisión de Boston.

Pero, los que salen mal parados en la opinión de Delgado son los abogados demandantes, incluyendo un equipo de letrados estadounidenses a quien la jueza amenazó con la posibilidad de eliminarle en el futuro el privilegio de litigar en el caso ante el Tribunal federal en San Juan.