Wednesday, July 18, 2012

¿De la mano con el enemigo?


Las gestiones de cabildeo intenso que hace el Gobierno PNP junto con el PPD, para ayudar a las corporaciones multinacionales (CFC's) a no pagar contribuciones al gobierno federal es un obstáculo insuperable para los puertorriqueños en el logro de la estadidad para PR. 
Ese beneficio "offshore tax shelter" es exclusivo para aquellas corporaciones que hacen negocio en países extranjeros. Define y consolida a PR como pais extranjero ante el Gobierno de los EU y en el Dept de Hacienda Federal. Es contradictorio a la gestión y logro de la estadidad para PR. MJ


DESDE WASHINGTON
Jose Delgado
18 de julio de 2012
El Nuevo Dia


El gobernador Luis Fortuño considera que no es así.


Pero, las amenazas fiscales y contratiempos más grandes a que se ha enfrentado este cuatrienio el Gobierno de Puerto Rico en el Congreso han tenido la autoría de legisladores federales republicanos. La tarea principal – de ahora a diciembre – que tienen la autoridades boricuas en Washington es evitar que en cualquier negociación fiscal los republicanos de la Cámara baja, como han propuesto, le eliminen a Puerto Rico gran parte o toda la asignación en fondos de Medicaid que le hiciera a la Isla “Obamacare”, y que totalizaría $6,300 millones al terminar 2019.

Según el gobernador Fortuño, pese a memorandos que le envío a los republicanos del Congreso, no fue hasta que empezó a venir personalmente al Capitolio que se dieron cuenta de que al proponer derogar la reforma federal de salud ponían en peligro $700 millones anuales adicionales en Medicaid para Puerto Rico. Y confía en que cuando hablan de que una vez eliminado Obamacare le darán a Puerto Rico “trato justo”, se refieran al compromiso que aseguran le han hecho en privado de no alterar las asignaciones de Medicaid, que representan casi la mitad del presupuesto del programa Mi Salud.


Esta semana estuvo en Washington para lidiar con otro entuerto de manufactura republicana: la enmienda del congresista Steve King (Iowa) dirigida a quitarle a los beneficiarios del PAN la flexibilidad de poder retirar hasta el 25% de los fondos en dinero en efectivo. Tradicionalmente, además, son los republicanos de la Cámara baja los que votan abrumadoramente en contra de los proyectos del Partido Nuevo Progresista (PNP) en favor de que el Congreso regule un proceso de status. Y el mes pasado, desde Iowa, el Partido Republicano estatal aprobó como parte de su agenda de gobierno un rechazo a la posibilidad de que Puerto Rico y Washington D.C. puedan convertirse en el estado 51 de Estados Unidos.

Antes de concluir sus reuniones y actividades en Washington, esta mañana volaba de regreso a San Juan, el gobernador Fortuño contestó preguntas sobre este asunto:

¿No piensa que tiene que estar peleando con los que se supone son sus amigos (en el GOP) en asuntos como Medicaid y el PAN?
     “Represento a Puerto Rico, no represento a más nadie, no importa cual sea mi partido a nivel nacional (en Estados Unidos). Si fueramos estado esto no estaría sucediendo. En el tema de Medicaid ellos (los líderes republicanos) ni sabían que había dinero ahí para Puerto Rico”.


¿Si uno mira el debate de status, son ellos lo que normalmente se oponen a los proyectos de status del PNP e iniciar un proceso en Washington? Usted pelea más con los republicanos que con los demócratas.
     “No. Hay otras cosas en que han sido los republicanos los que me han ayudado, como la inclusión de Puerto Rico en la 199 (la reducción en la tasa contributiva federal para las manufactureras domésticas en la Isla)” y el aumento en el reembolso de fondos de Medicare para los hospitales”.


¿Lo hacen cuando se trata de ayudar a las corporaciones, no a la gente?
     “Se trataba de gente y eran beneficios para la gente”.


Desde su punto de vista, Fortuño considera que sigue siendo una ventaja para Puerto Rico y el PNP que como Gobernador sus vínculos sean con los republicanos y que como comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, esté afiliado aquí a los demócratas. Pero, es cuesta arriba refutar que como Gobernador son los republicanos del Congreso los que le han causado los mayores dolores de cabeza en Washington.


Mas: http://www.elnuevodia.com/blog-%C2%BFde_la_mano_con_el_enemigo?-1302751.html