Thursday, March 22, 2012

Al borde de una crisis el proceso electoral


22 de marzo de 2012
Incongruencias en las actas pueden ser un patrón ilegal
 
Si se determina que hubo actos fraudulentos en la primaria republicana, las autoridades federales asumirían jurisdicción e incluso podrían poner bajo sindicatura una elección futura. (El Nuevo Día / Ramón “Tonito” Zayas)
por israel rodríguez sánchez /israel.rodriguez@elnuevodia.com
El sistema electoral puertorriqueño enfrenta una de las crisis más grandes de su historia, si en efecto se confirma que hubo un patrón fraudulento para alterar los resultados de las primarias locales y republicanas del domingo.
Ese presunto patrón, mediante la alteración del número de votantes en las actas para aumentar la participación y el vaciado de listas (funcionarios de colegio votan en falsa sustitución de electores que no fueron), apuntaría a que hubo una directriz ilegal específica.
“Ese problema de las actas puede ocurrir en todo Puerto Rico por errores humanos. Pero cuando ocurre bien seguidito y en muchos lugares, como he escuchado, levanta la preocupación de si hubo una directriz”, advirtió el exsenador popular y veterano político, Eudaldo Báez Galib.
La Comisión Estatal de Elecciones (CEE) no tenía disponible ayer el número de las papeletas por unidad para compararlo con la cifra de votantes. Pero copias del “resumen de actas por unidad”, obtenidas por este diario, constatan las incongruencias.
En el precinto 58 de Guayanilla, por ejemplo, participaron 1,709 electores, pero solo se registraron 485 votos. En el precinto 68 de Coamo participaron 1,263 electores, pero solo votaron 747. Y en el precinto 68 de Coamo, participaron 1,228 electores y 422 votantes.
Según fuentes de este diario, ese es un patrón constante en todos los municipios de Puerto Rico.
En cuanto al posible vaciado de listas, Báez Galib precisó que ese tipo de práctica ocurre cuando los funcionarios de colegio de un partido se quedan solos en el escrutinio o cuando funcionarios de diferentes partidos se ponen de acuerdo para firmar en sustitución de otros electores y votar por ellos.
El excomisionado electoral del Partido Nuevo Progresista (PNP), Edwin Mundo Ríos, dijo que la única forma de evitar esa práctica ilegal es que todos los candidatos tengan sus funcionarios de colegio. “Los funcionarios garantizan la pureza del proceso”, agregó.
Báez Galib no descartó que algunas de las incongruencias en números en las actas de votación obedezcan a que funcionarios votaron en sustitución de otros electores, pero no firmaron por ellos en la lista de votantes.
“Una de la razones por las cuales el Departamento de Justicia federal pone bajo sindicatura una elección es por cosas como esa”, manifestó Báez Galib.
Indicó, en ese sentido, que el gobierno federal pudiera incautarse una elección futura en Puerto Rico y tener sus propios observadores en el proceso.
“Si se determina que en la primaria republicana, que estrictamente federal, se cometieron esos mismos actos fraudulentos, eso aceleraría los procesos”, puntualizó Báez Galib.